Publicado: 17 de Febrero de 2016

Aún recuerdo la primera vez que vi a mi pequeño peludito. Fue amor a primera vista. Aunque estaba entre varios cachorros, supe que ese era el que yo quería. No sé por qué, no me fijé en si era el más bonito o no, solo lo miré y lo supe… y él también lo supo. Por eso quiero explicar qué significa tener un perro.

Para mí era un pequeño pelucho viviente, lleno de pelo, casi era una bolita. Nunca antes había tenido un perro así que no sabía muy bien qué debía hacer o cómo debía actuar. Solo sabía que iba a necesitar cuidados especiales y poco a poco aprendí lo que significa tener un perro.


Tener un perro es algo más que tener un preciosa bolita de pelo corriendo por la casa. Tener un perro requiere compromiso y responsabilidad, además de un desembolso de dinero que hay que estar dispuesto a asumir. Tan solo cuando adoptas a un cachorro debes:

  • Vacunarlo. Las vacunas serán, cada mes, tres o seis meses. El veterinario te hará saber cuáles necesita tu mascota. Cada una conlleva el gasto de la vacuna y de la consulta médica.
  • Ponerle un chip. Esto es una norma obligatoria en muchos países y te pueden multar si descubren que tu animal no está correctamente identificado con un chip. Aun si no fuera obligatorio, es conveniente hacerlo pues será más fácil de encontrar en caso de desaparición.
  • Tener su identificación personal. Tu perro necesitará una identificación tipo cédula o DNI. Esto también es algo obligatorio y es independiente de su cartilla de vacunación.
  • Aguantar sus travesuras mientras crece. Pipí en la casa, caquitas por todos lados, zapatos rotos, cremalleras dañadas y un sinfín de travesuras serán las que tendrás que aguantar mientras tu amiguito sea un cachorro. Forma parte de su crecimiento, piensa que es como un bebé y necesitará de tus cuidados y de tu paciencia para enseñarle, requeerirá esfuerzo.
  • No podrás ir de viaje a no ser que sea junto con tu mascota o dejándola en un lugar donde esté bien atendida.
  • ¿Qué significa tener un perro? Ventajas

    No todo son obligaciones y cosas que quizá puedan parecer pesadas. Tener un perro es una alegría constante, es tener un amigo para toda la vida, al menos para la suya, alguien con quien contar siempre. Ya no tendrás que ir solo al supermercado o a pasear por la playa e incluso en algunos lugares, ya no tendrás que ir solo en metro. Tendrás un amigo que te acompañe.

    Tener un perro significa tener a alguien que te esperará siempre alegre cuando llegues a casa, alguien que te dará cariño y te mostrará empatía cuando estés triste, alguien que te hará reír y llorar. Tener un perro implica conocer un sentimiento que quizá nunca antes habías tenido: amar a un animal como si fuera un ser humano.